img




Dumo Arte S.L.

Exposiciones Dumo Arte S.L.

Centro de interpretación de Ariño

El Centro de Interpretación se halla en Ariño, una de las poblaciones que engloba el Parque Cultural del Río Martín. Este Parque constituido en 1995 posee como nexo las pinturas rupestres que se hallan distribuidas en el curso medio de dicho río. En él tienen cabida desde yacimientos paleontológicos o arqueológicos hasta núcleos poblacionales de gran interés, pasando por paisajes naturales dignos de ser preservados. Todo este conjunto natural, los modos de vida y sus manifestaciones culturales se hallan apoyadas por una red de senderos educativos que pueden ser realizados a pie o en bicicleta. Centro de interpretación de Ariño

Dispone de personal propio, rampas de acceso a la zona de exposiciones y oficinas y baños adpatados para minusválidos. La zona de exposiones se distribuye en diferentes salas, donde se exponen fotografías y calcos a escala real de las pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad de prácticamente todos los abrigos del Parque Cultural del río Martín. Asimismo, otra sala se dedica a generalidades del Arte Rupestre Levantino y Esquemático donde se halla instalada una espectacular maqueta del territorio que muestra al espectador la orografía del Parque Cultural y se localizan los abrigos pintados.

Esta sala se completa con la reproducción a escala real del abrigo pintado de La Higuera de Alcaine. También dispone de una sala dedicada a la Evolución de la Humanidad con la reproducción de bustos de homínidos y una maqueta a escala de la evolución. El Centro está dotado de una gran biblioteca dedicada al Arte Rupestre exclusivamente y un salón de actos donde si se solicita se pueden visionar diversos documentales.

También cuenta con residencia para investigadores y estudiantes que realicen investigaciones en el Parque Cultural del río Martín. La exposición estará cerrada por obras de remodelación integral durante 2010. Aunque el centro funciona como centro de gestión del parque y oficina de información.




Centro de interpretación Tardienta (Museo del Agua)

El Centro gira en torno a los siguientes contenidos:

Las grandes infraestructuras del siglo XX.

Las fuentes de abastecimiento de la Comarca de los Monegros.

Los elementos tradicionales de recogida, almacenamiento y abastecimiento del agua.

Biblioteca y Centro de Investigación.

Centro de interpretación de Ariño Centro de interpretación de Ariño Centro de interpretación de Ariño

 

 

 

 

En el Centro se puede encontrar un catálogo completo de balsas, balsetas, aljibes, fuentes… y demás infraestructuras que en Monegros se han utilizado para aprovechar el agua desde tiempos remotos y abundante información de cómo el agua en Monegros ha sido un factor modelador del paisaje y de subsistencia de personas, ganado, agricultura, flora y fauna.

Los Centro de Interpretación tienen como objetivo suministrar una información ordenada y clara a cerca de una temática concreta y generan a su alrededor un impulso tendente a la promoción de estos contenidos con el objeto de generar efectos dinamizadores para el territorio y sus habitantes.
En el Centro de Interpretación del Agua de Tardienta, que se encuentra en construcción, se mostrarán elementos materiales originales junto con reproducciones a escala, maquetas, fotografías, paneles informativos y explicativos, documentos audiovisuales, etc.
Es sus diferentes salas se expondrán diversos aspectos que relacionan el agua con el paisaje monegrino, un paisaje estepario único en Europa. En estas salas podremos observar desde la lucha del hombre por la supervivencia como así lo demuestran la presencia continua de aljibes, pozos de manantial, pozos de abrevadero, fuentes, pozos de hielo o neveros, balsas, etc. hasta los sistemas de regadío y construcción de obras hidráulicas del pasado siglo con nuestra población como escenario.




Centro de interpretación, Torreón de Navardún.

Dominando la Val d’Onsella se alza el Castillo de Navardún, a cuyos pies se sitúa la villa del mismo nombre. La primera mención del lugar se halla en el archivo del monasterio de Leyre y data del año 880. A finales del siglo X, el rey Sancho Garcés concede las posesiones del rey Ramiro al citado monasterio, incluyendo Navardún. Como villa se conoce desde el siglo XI, y durante su pertenencia al obispado de Pamplona (finales del siglo XIII) fue residencia habitual de sus obispos; ya en el siglo XIV estaba subordinada a la fortaleza de Ruesta y en el XVII era una aldea dependiente de Sos del Rey Católico.

Aunque el origen de la población se remonta a finales del siglo IX, la construcción del primer castillo no parece que se realizara hasta finales del XII. Poco sabemos de éste, en cambio sí conocemos que durante un breve periodo de tiempo, en los primeros años del siglo XIV como demuestra la documentación de la Mitra, convivieron dos castillos. Sin embargo, el coste que suponía mantener en condiciones óptimas ambas fortalezas obligó al obispo a optar por el derribo de la más vieja. Las características formales del edificio actual lo sitúan en el siglo XIV, por lo que se considera que se trata de la fortificación del alto de Santa Eugenia, que fue la que se decidió dejar en pie.

Centro de interpretación de Ariño

La intrahistoria (PLANTA SÓTANO)

La intrahistoria se centra en la vida cotidiana e íntima en la que se insertan los grandes acontecimientos históricos, ampliándose aquí los aspectos en torno al germen y desarrollo de este núcleo, como Así se hizo Navardún, Ocupación del Territorio, Transformaciones administrativas, propiedad de la tierra, iglesia, tradiciones, el torreón, etc, donde paneles y un audiovisual informan de estos aspectos.

Los que trabajan (PLANTA 1ª)

Una sociedad multicultural que incluía agricultores, ganaderos, artesanos, comerciantes y cambistas —los cuales rendían relación de vasallaje a un señor a cambio de protección y justicia— constituía la base de la pirámide social. El Torreón de Navardún nos muestra cómo vivían y vestían, qué comían, cómo se llamaban, y nos acerca a un estilo de vida rural y más privado que nunca.

Los que rezan (PLANTA 2ª)

La Iglesia en la Edad Media era el primer agente civilizador, un vehículo del saber que asumía las funciones del «sector servicios», propiciando, aparte de lo espiritual, la cohesión social. La aparición de los monasterios, cuyos monjes procedían de todos los estamentos sociales, los convirtió en focos de colonización, edición de textos y hospedería.

El museo descubre algunos de los tesoros y secretos sacros de la época, así como las características del Monasterio (la ciudad de Dios), de los beatos y escribas, de las actividades cotidianas de los monjes y sus reglas monacales.

Los que combaten (PLANTA 3ª)

En la cúspide social se situaba el rey, seguido de la nobleza y de los caballeros, todos ellos liberados del trabajo manual, e instruidos desde niños en la lucha. La caza les servía como adiestramiento, ocio y provisión de carne selecta. Sus escudos de armas, símbolos reales y estelas funerarias, los útiles de lucha, las monedas, la genealogía de los reyes y condes de Aragón, los séquitos de la corte y algunas llamativas curiosidades sobre su forma de vivir quedan recogidas en este ámbito museístico.

Necrópolis (PLANTA 4ª)

Se recrean tres tumbas inspiradas en la necrópolis del yacimiento de El Corral de Calvo Luesia, Zaragoza), años 1030-1118.

Estadios:

· Deposición del cadáver envuelto en un sudario.
· Tumba cubierta con losas de arenisca.
· Esqueleto con depósito. Corresponde al ajuar una concha de peregrino, tal y como se descubrió al realizar la excavación arqueológica.

Las tumbas aparecieron diferenciadas. Una de ellas, ubicada en el centro de la necrópolis, estaba señalizada por una estela con la representación de la cruz de Íñigo Arista. En otras, la cabecera se indicó con lajas de arenisca rectangulares, probablemente policromadas.