img



ESCULTOR ARRABAL


Dumo Arte S.L.
Laocoonte y sus hijos



La Conservación y restauración de obras de arte es el conjunto de procesos dedicados a la preservación de los bienes culturales para el futuro, devolviendo la eficencia y originalidad a un producto de la actividad humana o natural.
Las actividades de conservación corresponden a: examen, documentación, tratamiento, prevención y cuidado, soporte a la investigación de las obras de arte.


La restauración se debe limitar a hacer que esta consistencia física permanezca lo más intacta posible a lo largo del tiempo.
También es importante tener en cuenta la instancia histórica, en su doble vertiente: el momento en que la obra de arte fue creada y el tiempo y lugar en que se encuentra ahora, pasando por numerosos presentes históricos intermedios, que seguramente habrán dejado alguna huella en la obra.






Pintura


Pintura


Restauración de obras pictóricas.

Creación de Alto y Bajorelieves.

Pintura sobre Madera, lienzo, etc..

Trabajos de conservación.

Limpieza de lienzos.

Reintegración de elementos.

Tratamiento contra insectos.

Restauración Marcos.

Venta de óleos.

Retratos por encargo.





Pintura

Pintura



Esculturas por encargo

Creación de Alto y Bajorelieves.

Bustos, alegorías, etc..

Trabajos de conservación.

Trabajos de conservación.

Reparación de obras.

Restauración de pedestales.

Venta de esculturas.






Pintura


Mampostería


Mampostería ciclópea.

Mampostería aparejada.

Mampostería ordinaria escuadrada.

Mampostería de aparejo irregular.

Mampostería de piedra bruta.

Cadena dentada.

Mampostería ordinaria.

Enfoscados.

Hiladas de mampostería aparejada.

Manpostería de maderas.




Pintura


Maquetas


Edificios de interes cultural.

Maquetas navales.

Patrimonio cultural.

Escenas.

Recreación de terrenos.

Reintegración de elementos.

Miniaturas artesanales.

Vidrieras, ornamentos.

Gran variedad de materiales.

Últimas tecnologias.







Dumo Arte S.L.
Toro Farnesio



Uno de los aspectos mas relevantes de la profesión de restaurador, o como en cualquier otra, son sus criterios de comportamiento o actuación.

Estos criterios han cambiado a lo largo de la historia fruto de la apreciación de las obras de arte según los distintos períodos históricos, la antigüedad clásica, la edad media, el renacimiento... hasta llegar a nuestros tiempos.

Ser un buen restaurador, significa saber de arte y ser un gran artesano, y para que la pieza salga del taller totalmente restaurada, tiene que saber hacer completamente todas las especialidades siguientes: Buen ebanista, carpintero, tornero, tallista de madera, tallista de escultura, tejido de toda clase de asientos, marquetería- incrustación de toda clase de materiales, tapizar, dorar (oro fino), pintura , policromía, estucos, forja, piedra, soldadura, modelar, vidriera, etc.. y saber conseguir y dar las pátinas adecuadas para cada objeto, que es lo más difícil.

Queda claro que, en una restauración es importante no sólo seguir los pasos adecuados y en el orden correcto, sino que además todos ellos tienen que partir de un estudio pormenorizado de toda la obra.

El estudio debe ser tanto histórico como artístico y técnico, deben ir encaminados a una misma labor que es la de la recuperación formal de la obra y su visión general.

El primer paso es realizar un estudio histórico de la obra, teniendo en cuenta siempre la necesidad de investigar en todo lo posible la pieza que llegue a nuestras manos y de documentar también nuestras actuaciones, ya que en un futuro todos estos datos facilitarán a otros restauradores su labor y además dotarán a la propia obra de significado.

Si nos fijamos en el estudio científico, éste no sólo nos facilita la labor sino que el conocimiento de los materiales constitutivos del bien cultural nos da las pistas necesarias para saber discernir qué metodología será la más adecuada, y así no tener más adelante sorpresas no deseadas.

Una vez tenidas en cuenta todas estas consideraciones y centrándonos ya en el propio acto de restaurar la obra, es el momento en el que la toma de decisiones diarias puede distar de lo documentado y nos puede llenar de indecisiones y de dudas; pero no por ello debemos renunciar a continuar, sino que debemos de seguir adelante y tomar las decisiones que sean necesarias, con la seguridad de que todo lo aprendido nos ayudará a solventar el problema; tengamos siempre en nuestra mente la famosa frase "la restauración termina donde empieza la duda".






Dumo Arte S.L.



Escultor Arrabal Dumo Arte S.L. Dumo Arte S.L.