Encabezado
   
Celtas
Bélico
Bélico
Las armas eran objetos casi sagrados para los antiguos celtas y por eso mostraban hacia ellas un cuidado especial. En los yacimientos arqueológicos se han hallado dos tipos: las pensadas exclusivamente para el campo de batalla, más sobrias y funcionales, y aquellas destinadas a usos ceremoniales, mucho más elaboradas (como la vaina del puñal de Pintia).
Encontramos armaduras, escudos o arneses para las cabalgaduras en los que proliferan los motivos típicos de la decoración celta, pero donde los artesanos mostraron su mayor creatividad fue en las empuñaduras del arma por excelencia: la espada. Las grandes empuñaduras que requerían las enormes hojas eran el lugar en el que se aplicaban piedras preciosas, marfiles o esmaltes, y tanto estas espadas como los cascos podían adornarse además con originales figuras humanas o cabezas de animales.
Dama de Elche
Dama de Elche
Es ésta una obra única que se data en el siglo IV adC o tal vez en el V, no comparable con ningún otro hallazgo ibérico. Tiene en su espalda un hueco que seguramente servía, como divinidad que se supone que era, para introducir reliquias y objetos sagrados. Otras muchas figuras ibéricas de carácter religioso, halladas en otros lugares, tienen también en su espalda un hueco como la Dama.
Exvotos
Exvotos
Los exvotos son imágenes, negativos positivados en figuras de bronce. Este tipo de figuras recoge un amplio abanico de representaciones, desde figuras masculinas o femeninas: desnudas o vestidas, a caballo, armadas, suplicantes, oferentes,… hasta partes del cuerpo o animales. De esta forma los bronces figurados nos permiten una lectura clara de la sociedad que los produjo: nos permiten acercarnos, sobre todo, a las formas de ostentación y representación de los individuos representados en cada exvoto, a sus formas de aproximarse y mostrarse ante la divinidad.
Igualmente se han aportado lecturas derivadas de la relación entre la cantidad de materia prima invertida y la calidad de la representación en proporción a la clase social que representan. La mayoría son de reducido tamaño, de 8 a 11 cm, de aleación de cobre, estaño y plomo, este último facilita la fusión de la aleación y el trabajo de retoque.
Torques
Torques
El objeto de joyería más valioso para los celtas era el torques. Se trata de un collar rígido que nobles, guerreros, druidas y otros personajes sobresalientes de la sociedad llevaban alrededor del cuello. Los torques se realizaban en una gran variedad de materiales y tamaños. Algunos consistían en un tubo hueco y su ligereza y flexibilidad permitía que pudieran ser abiertos y retirados del cuello. Otros, en cambio, estaban hechos de gruesas varillas de oro retorcidas, o de hilos de plata, y eran grandes, pesados y tan aparatosamente decorados que quedaban reservados para ritos ceremoniales.
Fíbulas
Fíbulas

El objeto de joyería más popular entre los celtas fue la fíbula, que llevaban tanto hombres como mujeres y que era a la vez un medio práctico de sujetar la ropa y un talismán mágico. El valor de estas fíbulas dependía de su decoración, que en ocasiones incluía incrustaciones de esmaltes y piedras preciosas.

 

Figuras
Figuras
La escultura celta está representada fundamentalmente por los verracos, figuras de animales que se asemejan a toros, protectores de la ganadería. Son característicos de esta escultura animalista los Toros de Guisando (Avila). También son muy importantes las aportaciones del pueblo ibero, siendo las más características las llamadas damas ibéricas, mujeres ricamente ataviadas que pudieran representar a diosas o sacerdotisas, como la célebre Dama de Elche o la Dama de Baza.
Herramientas
Herramientas
Los restos materiales de las culturas celtas junto con las representaciones iconográficas que de ellos nos han llegado de las culturas que con ellos convivieron, nos permiten hacernos una idea de la forma de vida que llevaron estos pueblos. Estos restos están conformados por sus aperos de labranza, sus adornos y accesorios de vestido, sus armas, su cerámica, sus vajillas y sus cacharros de cocina. Junto a lo anterior, sus manifestaciones artísticas contienen importantes datos sobre sus creencias.
Téseras
Téseras

Las Téseras eran unas figuras de formas variadas y hechas en variados materiales como la madera o el marfíl pero especialmente y la mayoría eran fabricadas en metales como el hierro o el bronce, éstas contenían inscripciones hechas para pactos, propiedades adjudicadas, regalos o contraseñas y dichas inscripciones podían hacerse por una cara o por las dos de las figuras.